CONSTITUCIÓN POLÍTICA CDMX

Videos

 

 

 

Artículo 29, De la ciudadanía

 

El concepto clave del desarrollo de derechos para los pueblos ha sido el de ciudadanía. De la antigüedad a nuestros tiempos, ser ciudadano ha sido el equivalente de ser considerado como ser humano en uso pleno de sus capacidades.

 

Ser ciudadano equivale a tener uso de palabra en los asuntos públicos, mientras que los que no lo son no pueden ser escuchados. Se les minimiza apenas a ruidos. No son visibles, no existen —en la esfera pública— para nadie.

 

Este artículo reconoce la ciudadanía integral. Esto quiere decir que ninguno entre los derechos tiene primacía ni antecede a los otros, como antes se creyó. Los derechos son interdependientes, indivisibles y complementarios. Sin unos, los otros son sólo una ficción.

 

Por poner el ejemplo más socorrido, es evidente que alguien que no satisfaga su derecho a la alimentación difícilmente podrá hacer uso de sus derechos políticos. Pero también es cierto lo opuesto: sin el uso de los derechos políticos de grandes mayorías depauperadas, muy probablemente sería más difícil abatir el hambre de muchos. Por eso, la ciudadanía es integral, indivisible, es una y completa.

 

Este artículo reconoce también la ciudadanía universal. Esto quiere decir que no se depende de una cualidad inherente más que la de ser humano para ser ciudadano. No habrá de excluirse de derechos a nadie por su estatus migratorio, por su condición social, por su lugar de origen.

El ejercicio real de la ciudadanía universal sería el antídoto contra el racismo, el clasismo y la xenofobia. En tiempos en que estos flagelos se ciernen de nuevo sobre la cabeza de países como los Estados Unidos desde el poder, es necesario contestar con más derechos, más democracia, más humanidad.

 

Los derechos más comúnmente asociados con la ciudadanía son algunos de los políticos. Sobresale, desde luego, el sufragio universal, efectivo, libre, directo, secreto y obligatorio. Recordemos ahora a Francisco I. Madero, autor del lema que resultó revolucionario: Sufragio efectivo, no reelección. Sobre él, decía el general Lázaro Cárdenas que, aunque llegó a garantizarse la no reelección, el sufragio efectivo continuó siendo una aspiración, una asignatura pendiente. Y así ha sido hasta nuestros días.

 

Sufragio efectivo querría decir que los programas políticos ofrecidos por los partidos en elecciones se cumplan de verdad. Que tengan calidad de contratos entre electores y elegidos y que sean de cierto modo auditables.

 

Ese es uno de los principales avances contenidos en el dictamen. Por mandato constitucional, de ahora en adelante, tendrán que vincularse las plataformas electorales con programas de gobierno, con planes específicos, con políticas y los presupuestos correspondientes. El compromiso con el pueblo no debe ser un juego para nadie.

 

Por último, debe hacerse mención del principio de autonomía progresiva para los menores ya reconocido y votado en esta Constitución. En la redacción de este artículo debe armonizarse dicho principio con el ámbito público y el derecho a la participación política. En lo que toca al sufragio, se considera que éste iniciará a los 16 años según los términos del dictamen. Los menores deben tener también derecho a hacer escuchar su voz, difundir sus problemas, elegir a quienes mejor les representen. Del mismo modo, las niñas, niños y adolescentes podrán participar en decisiones públicas, lo que habrá de especificar la ley en la materia.

 

Sin duda alguna, la ciudadanía es la base para tener una Ciudad fundada en la democracia y los derechos humanos. La forma en que se trata a dicha condición en este texto constitucional es sólida, progresista y con la mira en el futuro.

Así #SIHAYDEOTRA

ASISIHAYDEOTRA1.fw

A CONSTITUYENTE

 
 

Idn en el senado

 
 

diputados IDN

LINEAMIENTOS IDN 2014

AMÉRICA LATINA

 
 

IDN EN EL PRD

 
 

Idn en la aldf