BIENVENIDAS CANDIDATURAS INDEPENDIENTES, PERO PUEDEN OBEDECER A UNA ESTRATEGIA DEL PRI PARA DARLE CUERPO AL REFRÁN “DIVIDE Y VENCERÁS”: ADVIERTE IDN

 

  • Los aspirantes independientes tienen toda una estructura de organización territorial para recabar firmas o “les van a echar la manita de fuera”, señala Sánchez Camacho
  • Ojalá que en los próximos meses se pueda comprender que la fórmula para derrotar a la derecha de esta nación es con la unidad de una oposición nacional, enfatiza

 

Versión estenográfica del posicionamiento de la expresión política del PRD, Izquierda Democrática Nacional (IDN), sobre candidaturas independientes a cargo de Alejandro Sánchez Camacho, secretario de Acción Política Estratégica del CEN de este partido.

 

Gracias por atender esta convocatoria de nuestra expresión, Izquierda Democrática Nacional (IDN), nos acompaña Eduardo Rodríguez, quien coordina el esfuerzo del sector de la diversidad; nuestro compañero Francisco Velázquez, de la representación de la Comisión de Afiliación del PRD; Rafael Guerrero, que coordina los esfuerzos en la Comisión de Auditoría; Sergio Alegre, quien es parte de la Comisión de Asuntos Electorales del nacional, y Evencio Chávez, subsecretario en el Comité Nacional.

Hoy queremos fijar una posición publica ante el tema de las candidaturas independientes, nos congratulamos de la aceptación de la lista de candidatos independientes en general, pero en particular a la presidencia de la República, porque es un espacio, una oportunidad, a la ciudadanía, pero en contra parte, nos genera incertidumbre que la participación de candidaturas independientes al máximo cargo de la nación, la Presidencia de la República, pueda obedecer a una estrategia del grupo en el poder que encabeza el PRI y que el viejo refrán tome cuerpo en divide y vencerás.

Sobre todo que son cerca de 40 aspirantes que han sido legalmente reconocidos, que pasan la primera etapa que establece el INE, después de 86 manifestaciones de intención de diversos candidatos hombres y mujeres, entre ellos sobresale el nombre de Armando Ríos Peter, Margarita Esther Zavala y María se Jesús Patricio Martínez, esta ultima que es una esfuerzo del Consejo Nacional Indígena, entre ellos el EZLN.

Sobre todo, esta candidatura llama la atención porque puede mermar el voto de la oposición en el sector de la población indígena del país, que representa cerca de 10 millones de habitantes en la nación, de lo que hoy conocemos como los pueblos originarios.

No es que los 10 millones vayan a votar por una candidatura indígena como la Marichuy, sólo con que 500 mil lo hicieran en un escenario tan cerrado como se prevé el 2018, sólo recordemos la elección presidencial del 2016, la diferencia fue de 250 mil, una cantidad de 500 mil es de llamar la atención.

Ojalá que en los próximos meses se pueda comprender que la fórmula para derrotar a la derecha de esta nación es con la unidad de una oposición nacional.

Ahora viene el reto para estos aspirantes deberán reunir al menos de 900 mil firmas quien siquiera obtener una candidatura que no cuente con el respaldo de alguno de los 9 partidos políticos.

Podrán empezar a recabar apoyos ciudadanos prácticamente al día siguiente de la emisión de su constancia, que fue en el transcurso de la semana, todos contarán con 120 días de acuerdo a la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, que se antoja al menos un reto que aquel o aquella que lo cumpla o una de dos tiene toda una estructura de organización territorial para lograrlo o bien les van a echar la manita de fuera para que alcancen esas firmas, porque hay un interés nacional de que mientas más candidatos independientes lo logren es mejor.

Seguramente algunos o algunas armaron esas estructuras, imagínense ustedes si los 40 en este hipotético caso lograran recabar estas firmas estamos hablando cerca de 40 millones de ciudadanos que además no se deben de repetir,  porque se invalidan, es decir un porcentaje casi de la mitad del padrón nacional, es una situación a la que hay que ponerle atención.

Importante anotar en el caso dela senadurías finalmente fueron 38 que manifestaron su intención de competir por la vía independiente, entre ellos, el diputado federal de Jalisco, Pedro Kumamoto y el diputado federal de Sinaloa, Manuel Clouthier, esperemos ver ahí cuántos sobreviven en ese esfuerzo.

Se registraron 240 manifestaciones de intención de candidaturas independientes para ser diputados con carácter federal para el próximo año.

Ante este panorama, es necesario reflexionar acerca de la “independencia” de los aspirantes, existen nombres de candidatos que es imposible desligar de partidos políticos y también de nexos políticos, involucrados con el poder o la economía del país.

Tal vez el caso más reciente y que llama más la atención que es de Margarita Zavala, quien abandona a su partido de toda la vida, el PAN.

Sin una trayectoria política real, la pregunta es ¿qué le hace pensar que podría ser la candidata idónea? Fue diputada por vía plurinominal, a ese cargo renunció, porque se convirtió en la primera dama, como tal, no presentó ninguna iniciativa relevante en su paso por el Congreso de la Unión.

Ahora llama la atención que puede construirse la oportunidad de su retorno al Frente Ciudadano por México, como ya lo han expresado los líderes de esos partidos políticos, es decir la intención de Margarita era generar una tuerca de presión hacia el Frente Ciudadano por México, no lo sabemos, pero nosotros como expresión insistimos que lo más recomendable es que haya una figura ciudadana nacional que convoque a una oposición en todo el país más allá de los partidos políticos.

La “independencia” de los candidatos necesariamente debe ser cuestionada, porque si surgieron “de la nada”, es preocupante, pero si surgieron del despecho de alguna institución política resulta más preocupante aún.

Hay que analizar con cuidado y a fondo por qué la red que se ha formado entre las instituciones públicas, la llamada sociedad civil organizada y las empresas, han creado un sistema de complicidad, corrupción, violencia e impunidad que nos está asfixiando.

Y hasta el análisis más simple, debe considerar ese famoso refrán que lo repetimos “divide y vencerás” ¿a quién conviene la segregación de votos?