A 48 años del 2 de octubre, no se debe admitir el olvido, porque olvidar sería como perdonar a los canallas: dip. Beatriz Olivares

- En el posicionamiento correspondiente al PRD; afirmó, ayer fue Tlatelolco, pero hoy, es Aguas Blancas, Acteal, El Charco, Tlatlaya, Nochistlán, y desde hace 2 años hasta hoy, es Ayotzinapa No fueron 20 ni 40 muertos en la plaza de Tlatelolco, por desgracia no mucho ha cambiado, mientras la gente decente continúa perpleja, inmóvil, los canallas envalentonados aseguran haber cambiado, nos dicen estar de vuelta para mover a México, y uno se pregunta: ¿Se mueve a México con más de 60 mil asesinados y desaparecidos en estos últimos 4 años?, preguntó la diputada del PRD; Beatriz Olivares, al subir a la Tribuna de la Sesión Solemne con motivo de la conmemoración de los 48 años del 2 de octubre.

En el posicionamiento correspondiente al Grupo Parlamentario del PRD, la diputada precisó que hoy se conmemora un año más de aquel 2 de octubre de 1968 (mil novecientos sesenta y ocho), en el que cientos de estudiantes, “jóvenes como nosotros, fueran masacrados por las balas del régimen autoritario, y sepultados con el silencio de una sociedad orillada al miedo”.

Dijo que “hemos vivido en un país donde predomina la impunidad, la violencia y la desigualdad, donde no existe justicia para los más, pero sí para los menos; vivimos en el país de la justicia ciega, donde no nos han resuelto quien fue el responsable del genocidio del 68 ese que se siente orgulloso, 71, guerra sucia, de los más de 600 militantes perredistas y activistas en el sexenio del criminal número uno del país, Carlos Salinas de Gortari”. Enfatizó que desde entonces la política del garrote ha sido la regla, “cuando los cuestionamos, cuando les somos incomodos, cuando les hemos demandado, cuando exigimos, cuando nos organizamos. Cuando le somos incomodos al Partido más viejo, y no lo digo por longevo, sino por su añeja forma de entender y hacer política, y es que ayer fue Tlatelolco, pero hoy es Aguas Blancas, Acteal, El Charco, Tlatlaya, Nochistlán, y desde hace 2 años hasta hoy es Ayotzinapa”.

thumbnail Captura de pantalla 2016-10-04 a las 13.33.47

Beatriz Olivares afirmó que hoy a 48 años de la sanguinaria noche del 2 de Octubre, se pasó de la plaza color cemento, a la plaza color roja por la sangre de hombres y mujeres inocentes; sangre que corría de los cadáveres de estudiantes, vendedores, obreros, simpatizantes…” y lo más cruel de niños y niñas que en su caso fueron asesinados, o bien se levantaron de entre los brazos de su madre o padre asesinado, por balas del estado represor de ayer y hoy; cuál fue el supuesto delito, aspirar a un país mejor para sus hijas e hijos, para nosotras y para nosotros”. Precisó que no se debe admitir el olvido, porque olvidar sería como perdonar a los canallas y traicionar a los que mucho antes que nosotros se atrevieron a soñar con los ojos abiertos. La legisladora perredista sostuvo que el grito del “¡2 de octubre NO se olvida!”… debe ser un grito más vivo y presente que nunca, porque el dolor que esparció el régimen aquella tarde, es un dolor que nos acompaña hasta nuestros días, por que el color de la sangre jamás se olvida, “pero NO para lamento, sino para ¡INDIGNARNOS!, porque hemos encontrado en la indignación, la energía para transformar a nuestro tan lastimado país, la fuerza para exigir al dictador en turno, una demanda histórica: ¡DEMOCRACIA”.

Resaltó que hoy se les rinde homenaje a las y los caídos, así como también a los desaparecidos que el Estado no ha dado respuesta contundente de su paradero, pues los funcionarios de ayer y hoy, dicen que no se arrepienten, que están cansados y que ya cuentan con una verdad histórica. Por ello, añadió que estamos convencidos de que la mejor forma de honrar a los jóvenes valientes del movimiento estudiantil del 68´ es enfrentar al régimen hasta derrotarlo, “por eso hoy, en señal de luto para los que continuamos su lucha, pero también de vergüenza para los que acabaron con sus vidas… los recordamos en la máxima tribuna de la Ciudad de México esta misma que mancilló Gustavo Díaz Ordaz diciendo que habían sido tolerantes hasta excesos criticados; pero nosotros sí conocemos la historia, y por ende los conocemos a ellos a los responsables, sabemos que tiene la represión y la muerte en su ADN, conocemos que para mantenerse en el poder han tenido que bañar sus manos de sangre inocente, por eso los denunciamos, por eso los combatimos, porque el miedo tiene que cambiar de bando, y el mayor legado que nos dejaron los caídos el 2 de octubre a las juventudes de hoy, es que ya no tenemos miedo”. Finalmente , sostuvo que hoy México no debe olvidar quién asesino a sus hijos, pero sobre todo no debe dejar de combatirlos, con unas juventudes despiertas, que salgan a manifestarse como valientemente lo han venido haciendo asumiéndose como parte de una ciudadanía indignada y exigente, que así como lo manifiestan los ciudadanos, se niega a que la resignación triunfe sobre nuestras expectativas de que un mejor país es posible.