FALTA DE ESPACIOS PARA DREAMERS, REFLEJO DEL REZAGO HISTÓRICO DE LA OFERTA EDUCATIVA

 

 

·         El diputado Alejandro Ojeda expresa que para la actual administración federal, la educación no ha sido prioritaria

 

·         El Vicepresidente de la Cámara de Diputados, señala: vendieron como reforma educativa, sólo fue un cambio administrativo y laboral, pero no educativo.

 

·         Promoverá iniciativa para adelantar que la educación media superior entre en vigor de inmediato y no hasta 2022 como está previsto en transitorio de dicha reforma

 

La falta de espacios para los dreamers no es un problema de coyuntura, sino un reflejo del rezago histórico en el sector educativo en México, aseguró el vicepresidente de la Cámara de Diputados, Alejandro Ojeda.

Al referirse a la postura relativa de que no hay dinero para atender una posible deportación masiva de estudiantes mexicanos que viven en la Unión Americana, el legislador perredista declaró que en la actual administración federal, la educación no ha sido prioritaria y para el Secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, no ha sido un tema atendido, incluso y pese a la movilizaciones de los jóvenes que han sido rechazados. 

Lo que vendieron como reforma educativa, comentó, solo fue un cambio administrativo y laboral que no resolvió el tema de los rechazados en la educación media superior y superior.

Recordó que en la reforma al tercero constitucional del 2011, se aprobó que la educación media superior sea obligatoria a partir del ciclo escolar 2022, pero de seguir con la actual política del Gobierno Federal, será muy difícil cumplir con esa disposición constitucional.

Expuso que la mala planeación del secretario de educación y la omisión en cumplimiento de sus obligaciones, apunta a que en el año 2022, garantizar el 100 por ciento de los espacios a los jóvenes para que ingresen a la educación media superior sólo será un sueño que no podrá alcanzarse.

 

Anunció que en breve enviará al pleno de la Cámara Baja una iniciativa para que se adelante el cumplimiento de garantizar el 100 por ciento de espacios en educación media superior, porque “si el secretario no quiere cumplir con sus obligaciones, desde la Cámara de Diputados estableceremos los lineamientos mínimos para concretar este objetivo”.

Lamentablemente, dijo, la actual administración y su secretario de Educación Pública, en lugar de enviar al Congreso de la Unión propuestas legislativas para asegurar un espacio para los jóvenes, tanto para los posibles deportados, como los demandantes que residen en México, se dedicó a anunciar con bombo y platillo una iniciativa preferente que solo atiende un aspecto burocrático, para supuestamente reconocer los estudios de los dreamers.

Sin embargo, sostuvo el diputado Ojeda, como lo denunciamos en días pasados, de nada sirve que un joven deportado pueda revalidar sus documentos, si no existen espacios suficientes.

El diputado Alejandro Ojeda reiteró que ni el Gobierno Federal ni la SEP están creando políticas ni generando estrategias para asegurar que los jóvenes deportados tengan la oportunidad de acceder al sistema de educación pública.

 Señaló que se están generando iniciativas mal diseñadas que simplemente están poniendo la necesidad de educación en bandeja de plata para favorecer a las universidades privadas y, todavía peor, a las llamada “universidades patitos” para que encuentren en los dreamers un jugoso negocio.