Desarrollo sustentable en Constitución CDMX

Entre los principios vertebrales del capítulo de desarrollo sustentable en la Constitución de la Ciudad de México destaca el crecimiento, la redistribución de la riqueza, la sustentabilidad, la dignidad de las empresas, el empleo digno, la nueva inversión, la planeación de una nueva infraestructura urbana, el diálogo social y la transparencia todo en un marco de afirmación de derechos y libertades.
 
Quien arriesga su patrimonio, quien arriesga su dinero, quien invierte produciendo bienes o servicios se convierte por sólo ese hecho en un agente de bienestar y de orden social.
Por eso, las empresas y las actividades económicas deben ser objeto de protección y de acompañamiento del Estado, nunca de obstrucción, de freno o de entorpecimiento a su labor.
Ver negocios nuevos o viejos es ver factores de prosperidad de todos.
 
Expandir la economía formal es la única manera de resolver varios de los problemas de nuestra ciudad.
dolores88.fw
 
La economía debe de estar protegida, fomentada e impulsada desde su nacimiento hasta su consolidación y ella, por su parte, debe ofrecer mejores condiciones de trabajo y de salario a sus trabajadores.
 
Mientras la economía formal pague poco y sea muy poco competitiva porque paga menos pues dejará de ser un bien público y, la consecuencia, de ello es seguir con el crecimiento del informalidad.
 
Las empresas y los empresarios deben reconocer ese hecho, de lo contrario seguirán los bajos salarios y estos son causa de la pobreza, desigualdad e informalidad.
 
En la Constitución de la Ciudad de México a la empresa se le protegerá, se le impulsará, se le darán facilidades y a cambio los empresarios deben pagar buenos salarios a los trabajadores, vistas así, las empresas serán un bien público por ser redistributiva, serán reconocidas en la medida de que ellas también reconozcan en todo lo que vale el trabajo de sus empleados.
 
Nada de esto podría concretarse sin una inversión pública que impulse, potencie y mejore la actividad económica; debe de superar el rezago tecnológico, la obsolescencia de la infraestructura; estamos decididos a una modernización de la infraestructura urbana, del transporte, de la movilidad, de los servicios de comunicaciones, todo con una visión progresista, moderna, todo esto se visualiza en la Constitución de la Ciudad de México.