El Muro, acto de agresión a México

 

Estamos inaugurando esta Reunión Plenaria del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en el Senado de la República.

 

Queremos agradecer la presencia del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, el doctor Miguel Ángel Mancera Espinosa, y de nuestra presidenta nacional del PRD, Alejandra barrales Magdaleno, muchísimas gracias por su tiempo y por su presencia.

 

Desde luego estamos aquí el Grupo Parlamentario, encabezados por nuestro coordinador, el senador Miguel Barbosa Huerta; está el senador Adolfo Romero Lainas, Armando Ríos Piter, Luz María Beristain, Lorena Cuéllar, la senadora Angélica de la Peña, Iris Vianey Mendoza, el senador Luis Sánchez Jiménez, Zoé Robledo, Fidel Demédicis, Benjamín Robles, Raúl Morón, Luis Humberto Fernández, Isidro Pedraza, a quienes les mandamos un cariñoso abrazo.

Esta también nuestra compañera Verónica Juárez, secretaria de asuntos parlamentarios del Comité Ejecutivo Nacional del PRD.

 

Compañeras, compañeros, señor Jefe de Gobierno, presidenta Alejandra Barrales, coordinador Miguel Barbosa, el nuevo periodo de sesiones del Congreso de la Unión llega en un momento de la mayor gravedad para México.

 

Tres décadas de políticas bilaterales con Estados Unidos marcadas por la sumisión, la entrega y la renuncia sistemática a tomar decisiones soberanas, están pasando la factura de manera cruda y peligrosa en la era de Donald Trump.

 

Ayer fue un clamor nacional para que Enrique Peña Nieto cancelara la programada visita a Estados Unidos porque ese sería no sólo un acto de defensa de la dignidad nacional, sino también un acto de coherencia política.

 

No se puede negociar nada con quien ha decidido dar un manotazo al tablero bilateral. Titubeó, balbuceó y hoy, mediante un tweet, el “bulleador” del norte no esperó para dar el siguiente golpe y canceló él mismo la reunión.

 

Enrique Peña Nieto no debió haber cancelado la visita a la CELAC, era el momento de pedir la unidad de nuestros hermanos latinoamericanos, fue un grave error.

 

Quisiéramos dejar bien claro que el debate no es quién paga el ominoso muro, decimos “no” al muro, porque representa un acto hostil y de agresión a nuestro país, resulta impostergable transitar hacia una economía que desarrolle nuestros mercados locales y busque un comercio exterior y equitativo en Asia y en América Latina. No hay mal que por bien no venga.

 

Si el señor Trump cerró las puertas a México, muchas otras puertas se abrirán. No esperemos a ser expulsados del Tratado de Libre Comercio con América del Norte abracemos la oportunidad de abandonar ese tratado y llevar nuestras exportaciones a otro lado. El planeta es muy grande, impulsemos la implementación de una verdadera política industrial que genere ventajas competitivas que nos permitan estar en la economía global de otra manera no subordinada.

Aliémonos con las ciudades santuario a quienes Donald Trump pretende retirar apoyos financieros sólo porque apoyan a los migrantes.

 

Siendo realistas, México está sufriendo y va a sufrir más si el Gobierno mexicano sigue de yerro en yerro sin atinar a plantear estrategias para hacer valer el derecho internacional en ninguna de las áreas, menos aún en las normas globales en materia de derechos humanos hacia con nuestros connacionales.

 

Es de enorme importancia este momento, el Senado del República tiene responsabilidades, tiene obligaciones constitucionales y debemos estar a la altura del momento tan peligroso que se vive.

Tenemos un gobierno débil y desacreditado, rechazado por el 88 por ciento de la población, cuestionado por las medidas drásticas contra la economía familiar, como el gasolinazo de 20 por ciento decretado en el mes de enero.

 

El 4 de febrero y el 11 de febrero habrá dos nuevos gasolinazos y a partir del 18 de febrero serán a diario. Las protestas legítimas contra de esa medida insensible se han reproducido en todo el país.

Y hacemos un llamado enérgico para que se cancele de inmediato esas medidas en contra del pueblo de México. Debemos demandar que el Gobierno de México practique una verdadera austeridad que termine con la simulación, demandamos el cese del despilfarro y la impunidad que ha provocado la furia ciudadana que los gasolinazos atizaron.

 

El primero de febrero se instala nuestro periodo ordinario de sesiones, la agenda esta abultada y es extremadamente importante, revisemos el Tratado de Libre Comercio pero para proponer alternativas en otros lugares; la situación económica, tenemos que dar nuestras alternativas de una economía democrática; en la inseguridad, tenemos un planteamiento de seguridad ciudadana; revisemos de una vez por todas el papel de las Fuerzas Armadas en las tareas de seguridad; avancemos, encabecemos todas las causas por los derechos humanos.

 

En las próximas horas habremos de escuchar los análisis de los expertos invitados, de antemano agradecemos sus participaciones.

 

Compañeras y compañeros, nos han tocado tiempos peligrosos para la patria, los invito a enfrentarlos con coraje, con inteligencia y con fortaleza, cerca de la gente y animados siempre por la idea de que están próximos los días en que México ya no estará más a merced de la voracidad y de la negligencia que hoy nos gobierna.