La crisis de representación de los partidos políticos es lamentablemente, una realidad innegable

 

Versión estenográfica del discurso de la coordinadora del Grupo Parlamentario del PRD en el Senado, Dolores Padierna Luna Conferencia Mariano Otero de la red Politeia en el Senado de la República.

Dolores Padierna Luna (DPL): Al contrario muchísimas gracias.

Saludo con enorme reconocimiento a las y los líderes que organizan esta conferencia universitaria.

Agradezco a la coordinación general de la conferencia de Mariano Otero, por extender esta invitación, en particular a mi compañera Constituyente,  agradezco mucho su invitación.

Me enorgullece que sea México, en particularmente,  el Senado de la República donde se desarrolle esta Conferencia Internacional Summer Academy.

El tema de esta mesa se llama “la representatividad de los partidos políticos en México” tiene o es de la mayor importancia. La crisis de representación de los partidos políticos es lamentablemente una realidad innegable.

La encuesta de marzo 2017,  da cuenta de esta crisis,  los partidos políticos no gozan de la confianza ciudadana, el 84% de los encuestados confía poco o nada en ellos, lo cual duele enormemente, porque no todos los políticos o políticas deberían de considerándosenos igual, pero esos son los resultados que se derivan del sentimiento que tiene la población,  la sociedad de una baja atención de los políticos hacia el bienestar de todos.

Se deriva de los bajos resultados también, en las áreas que preocupan más a la ciudadanía en nuestro país es la seguridad, el crecimiento económico, los salarios, el empleo,  la educación,  la salud y el medio ambiente,  son temas que se refieren a la calidad de los gobiernos, más que a los políticos en  general.

Ustedes, las y los jóvenes que organizan este foro sobre las actividades que realizamos para mantener la representatividad de los partidos políticos, su pregunta ¿cuáles son esas actividades?, cada vez que alguien tiene un cargo de representación tenemos un slogan:  “nunca te despegues del piso, nunca te despegues de la gente”, si uno sigue esa guía -que ha sido mí caso-, pues  una fórmula para no perder la representatividad, no sólo a los del PRD, sino  para ir creando la mayor representatividad.

 

No despegar los pies del piso, quiere decir que los cargos son pasajeros, por eso a veces también aquí se dice que suele hacer tabique porque te mareas, porque uno a veces es un tabique,  no es más que un trabajo un vecinal.

Un verdadero líder político no es quien junta mítines en una plaza,  sino quien logra que sus líderes tengan la confianza y el cariño de la gente. En mí caso siempre me forjó, no sólo en tener la confianza ciudadana, sino también el cariño que es superior de la gente,  ¿cómo se logra el cariño de la gente desde un cargo político o un cargo público?, bueno,  haciendo reales los anhelos de las personas,  ayudando a resolver las demandas concientizándolos sobre sus derechos,  creando un poder ciudadano que les haga capaces en sus propias tomar sus propias decisiones.

Pues,  yo como senadora me he destacado aquí -así lo quiero decir yo- a defender el interés popular,  interés nacional,  manteniendo siempre el principio de rendición de cuentas a la ciudadanía.

En mí caso de las asambleas directas con los ciudadanos y dándole y mis informes.

Debemos reconocer que la democracia representativa, por la cual somos elegidos tiene ya límites, en México ya llegó a sus límites, -desde luego es indispensable- pero carecen ya de mecanismos de control,  de un seguimiento al trabajo representante de la sociedad.

Hace muy poco elaboramos la Constitución de la Ciudad de México, en los constituyentes , ahí se adopta un modelo democrático muy importante,  porque coloca esta ciudad como la base democrática del país,  incorpora además de la democracia representativa donde la ciudadanía delega su voto, su representación mediante el voto en una persona, pero se complementa con la democracia directa y la democracia participativa, entre sí estas tres formas de democracia son complementarias entre sí y la conjunción logra una de inclusión en lo social. Los tradicionales mecanismos de votar cada tres años o cada seis años, insisto llegaron a su término, porque ya no son necesarios, o sea yo los considero una fórmula muy insuficiente para la participación de la ciudadanía, dejarlo únicamente en la democracia representativa tiende a esfumarse como democracia.

Nosotros tenemos que distinguir que la democracia directa adicionada a la democracia representativa es la fórmula necesaria para poder consolidar un modelo democracia y poder llenar a un déficit de confianza que está dejando la democracia sola,  la representativa.

La democracia directa es un antídoto a formar, entre más participa la sociedad en menos élites van a ir dominando la vida política.

Recientemente se ha venido discutiendo en México los gobiernos de coalición, los pusimos también en la discusión de la Ciudad de México. Los gobiernos de coalición -pudiera yo definirlos- lo que la diversidad separa lo pueden unir el diálogo,  la tolerancia, el programa  común,  a través de los gobiernos de coalición y se busca como gobiernos de coalición un objetivo la gobernabilidad.

La ciudadanía exige eficacia de los gobiernos,  exige que hagan de lado las rencillas políticas y se trabaje en beneficio de la sociedad. Los gobiernos de coalición objetivos se establecen una vez conocido el resultado electoral para pasada la elección desarrollar un programa de gobierno en común y de cara a la ciudadanía. Lo importante es respetar siempre los principios,  los programas,  los ideales, el ser y  estar al servicio de los electores,  de la sociedad, de la ciudadanía.

Si una fuerza política no logra por sí sola una mayoría parlamentaria se puede establecer un programa de coalición con las fuerzas políticas con las que se pueda tener mayor coincidencia, mayores puntos en común, de aquí resultan dos vértices,  la mayor gobernabilidad y la estabilidad, y también una mayoría parlamentaria para consolidar el poder se ayudar, se ayudan mutuamente, se trata de acuerdos que den rumbo,  que den certidumbre,  que den viabilidad al gobierno, pero también no bloquear el disenso, no bloquear la política,  no bloquear la propuesta diferente.

El parlamento es para debatir,  para votar,  para que también probar las leyes,  para ser el portavoz y son representantes,  sino dar la sociedad esto será el papel de la democracia.

Terminaría con una última reflexión en relación a la representación ligada al neoliberalismo, muchas de las causas de la crisis de representación partidista  en México tienen como causa principal los efectos del modelo neoliberal, los cambios del modelo neoliberal, el actuar ciudadano contra los partidos es por los efectos que padece la gente producto de las políticas neoliberales.

El  neoliberalismo,  la crisis económica y la crisis de representación política de los partidos van de la mano,  son una mancuerna,  que creo y  se derivan  en esta crisis,  hay una devaluación de la vida política y ello termina por atentar contra el bienestar y la profundización de una crisis y se crea un círculo vicioso.

La crisis de representación no va a cesar hasta que se resuelvan las crisis estructurales de la crisis sistémica creada o agudizada por en el modelo neoliberal.

Debemos  transitar a algo distinto,  algo más democrático,  más libertario a un eje de derechos de la sociedad como el objetivo de la política,  si logramos ese objetivo de la política se va a ir resolviendo la crisis de los partidos políticos de baja capacidad ante la sociedad.

Muchas gracias.